Jump to main content or area navigation.

Contact Us

Water: Agua Potable En Español

Los niños y los estándares del agua potable

 


Agencia de Protección
Ambiental de los Estados Unidos
Oficina de Agua (4607)
EPA 810-K-99-001
mayo de 2000

English Version

Últimamente se ha hablado mucho sobre el agua potable. Es posible que lo haya visto en artículos de periódico o de revistas o en noticias televisivas e incluso en las películas y especiales de televisión. Esta cobertura en los medios de difusión, junto con los nuevos informes anuales sobre la calidad del agua potable que los sistemas de agua están enviando directamente a sus clientes, está haciendo pensar a la gente más sobre el agua potable que utilizan. Una pregunta que mucha gente tiene en su mente es: ¿Debería de preocuparme sobre del agua potable que sale de los grifos y que mis hijos beben? Este folleto explica cómo los estándares nacionales han contribuido a proteger el agua potable y ha ayudado a los lectores a tomar decisiones razonables, gracias a la información ofrecida, sobre el agua que ellos y sus hijos beben.

Por lo general, el agua que sale de los grifos no presenta peligros para la salud de adultos y niños.

Los Estados Unidos tienen uno de los sistemas de abastecimiento de agua mejores del mundo. Aunque el agua potable con frecuencia adquiere bajos niveles de algún contaminante que llega a los ríos y a los acuíferos, estos materiales por lo general no se detectan a niveles peligrosos. Los proveedores de agua deben muestrearla de manera que se cumpla con los estándares de salud pública basados en principios científicos. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) establece niveles máximos de contaminantes permitidos en el agua potable bajo la Ley de Agua Potable Segura.(SDWA, por sus siglas en inglés). La EPA ha establecido estándares para 90 contaminantes; siete de los cuales son nuevos y entrarán en vigencia el 1 de enero del año 2002. Ciudadanos a nivel federal, tribal, estatal y local trabajan juntos para proteger los suministros públicos de agua. Los estándares a nivel federal, no aplican a los pozos privados (pozos individuales que sirven a menos de 25 personas). Por consiguiente, aquellos individuos que reciben el agua potable de pozos privados son responsables de la seguridad de la misma. Algunos estados establecen estándares para los pozos privados, de manera que los propietarios de dichos pozos deben verificar los requisitos estatales. La "Información adicional para los propietarios de pozos" puede ayudar a localizar recursos.

Problemas con el agua potable pueden ocurrir y de hecho ocurren.

Son infrecuentes los problemas actuales de contaminación seria de agua potable y por lo general son de corta duración. Sin embargo, las dificultades de tratamiento o situaciones extremas climatológicas pueden hacer posible que ciertos contaminantes entren en los abastecimientos de agua. En la mayoría de las situaciones, los contaminantes se encuentran a niveles que no presentan problemas inmediatos para la salud pública. Los contaminantes microbiológicos (como bacterias y víruses) son de especial preocupación debido a que pueden causar reacciones inmediatas o graves, como vómito y diarrea. El estar en contacto durante un largo periodo de tiempo a niveles por encima de los estándares de algunos contaminantes (como plaguicidas, minerales y solventes) puede producir problemas gastrointestinales, irritación de la piel, cáncer, problemas de reproducción y desarrollo y tener otros efectos crónicos en la salud. Si un sistema público se suple de un río, lago o pozo altamente contaminado, es posible que tenga dificultades con el tratamiento de la misma en cuanto a cumplir con los estándares actuales de protección. Si la contaminación presenta un problema inmediato de salud, los proveedores de agua deben, por ley, notificar a los clientes enseguida. Cualquier violación de los estándaress relacionadas con el agua potable requiere una notificación pública.

Cómo los estándares del agua potable protegen a los niños.

Los estándares actuales de la EPA con relación al agua potable están diseñados para proteger a los niños y adultos. Dichos estándares toman en consideración los efectos potenciales del contaminante en el segmento de la población que corre más peligro. Cuando la EPA establece un estándar, realiza un análisis del peligro, en el cual los científicos evalúan la posibilidad de que los fetos, bebés, niños y otros grupos sean más vulnerables a un contaminante que la población en general. Lo estándares se establecen para proteger al grupo más vulnerable.

Con frecuencia, los niños no son el grupo más vulnerable. Por ejemplo, aunque los niños pueden ser más vulnerables a contaminantes microbiológicos que el público en general, personas con sistemas inmunológicos debilitados corren aún más peligro. Se incluye entre los individuos con sistemas inmunológicos debilitados aquellos que han tenido un transplante de órgano, gente con VIH o SIDA u otra enfermedad del sistema inmunológico como Lupus o la enfermedad de Crohn's; también se incluyen a personas que están recibiendo quimioterapia. (Para obtener más información, vea la Guía para los individuos con el sistema inmunológico severamente debilitado que trata sobre el patógeno microbiológico Cryptosporidium, publicada conjuntamente por la EPA y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades o Center for Disease Control and Prevention. Esta guía se puede obtener llamando a la línea directa de EPA sobre el Agua Potable o a través PDF.) Si la EPA entiende que los niños son los más vulnerables, el peligro al que se expone a los mismos es el factor más importante a considerar en la creación de los estándares. Los estándares de plomo, nitratos y nitritos están basados especialmente en el peligro que corren los niños, ya que estos son el grupo más vulnerable a estos contaminantes. Si hay otro grupo más sensible que el de los niños, estos estarán automáticamente protegidos.

En cuanto a la mayoría de los contaminantes en el agua potable que la EPA regula, existe poca información que indique la posibilidad de que los niños sean más sensibles que el público en general. Sin embargo, la agencia está investigando para enfrentarse a este importante tema. Los niños, especialmente los bebés, beben más líquidos por libra de su peso total que los adultos. El sistema inmunológico del niño no está totalmente desarrollado, por lo que no pueden, como los adultos de buena salud, luchar contra los microbios que contiene el agua potable. Estos microbios pueden producir diarrea y vómitos, lo que, a su vez, puede producir la deshidratación más rápidamente en los niños que en los adultos. Los niños también pueden ser más vulnerables a la contaminación química que afecta el proceso de aprendizaje, la habilidad del sistema motor y las hormonas sexuales durante importantes etapas de su crecimiento.

Aunque existe gran confianza en los estándares actuales, la EPA está haciendo más investigación relacionada con los posibles impactos de varios contaminantes en niños y otros grupos vulnerables de la población y, sobre contaminantes nuevos y emergentes. Por ejemplo, la EPA está evaluando posibles peligros considerando la sensibilidad y exposición de los bebés y niños a ciertos plaguicidas. La EPA se ha comprometido a utilizar la mejor ciencia e información revisada que se puede encontrar en la creación de nuevos estándares y en la nueva evaluación de los ya existentes. También, la agencia continúa controlando los problemas localizados de salud, incluyendo los brotes causados por contaminantes microbiológicos en el agua potable y otros problemas de salud que se puedan relacionar a otros contaminantes (por ej.: solventes y otros químicos industriales).

 

Muchas capas de protección aseguran la calidad del agua que sale de los grifos.

Los gobiernos federal, estatal y tribal, conjuntamente con los sistemas públicos de agua, trabajan continuamente para garantizar la inocuidad del agua que sale del grifo. De hecho, el año 1999 consta como el 25 aniversario de la protección de la salud pública bajo la SDWA. Este estatuto ofrece a la EPA la autoridad de establecer como ejecutables los estándares sobre el agua potable para los sistemas públicos de agua. La agencia ha establecido estándares para 90 contaminantes de carácter químico, microbiológico, radiológico y físico en el agua potable. Los sistemas públicos deben muestrear el agua de acuerdo a programas específicos y distribuir aquella que cumpla con todos los estándares. La EPA está obligada por la SDWA a concentrarse en los contaminantes que presentan el mayor peligro de salud pública para establecer los estándares nacionales. La agencia debe asegurar que los estándares protegen la salud pública, son técnicamente factibles y se pueden llevar a cabo de forma económica.

Al establecer nuevos estándares para el agua potable, la EPA los investiga, analiza y revisa extensamente, para verificar que dichos estándares protegen la salud pública. Los estados pueden adoptar e imponer estos estándares o establecer e imponer otros aún más estrictos. La agencia también establece las pautas, las cuales son adoptadas e impuestas por algunos estados voluntariamente, para controlar los contaminantes que puedan tener efectos estéticos (tales como decoloración de la piel o dentadura) o producir cambios en el sabor, olor o color del agua potable. Los sistemas públicos del agua son responsables por controlar el nivel de contaminantes en el agua potable y así cumplir con dichos estándares.

Los estándares para el agua potable son parte de las "barreras múltiples" de seguridad de la SDWA. Esto incluye: (1) el proteger las fuentes del agua potable para prevenir la contaminación, (2) el controlar la salida de contaminantes al sub suelo a través de pozos de inyección (no utilizados para beber de su agua) o sistemas de eliminación poco profundos, (3) el tratamiento de agua de manera que se cumpla con las normas establecidas, (4) el operar los sistemas de agua con operadores cualificados, (5) el asegurar que los sistemas de distribución funcionen de manera apropiada y (6) el proporcionar información al público sobre la calidad del agua potable. Esta serie de protecciones funcionan unidas para salvaguardar el agua que sale de los grifos en los Estados Unidos.

Los nuevos requisitos aseguran mayor protección de los niños.

En 1997, el presidente Clinton dictó una orden ejecutiva especificando que cada agencia federal "debe considerar como mayor prioridad la identificación y evaluación de los peligros del medio ambiente contra la salud y seguridad que puedan afectar de manera desproporcional a los niños" y "deberán asegurar que sus políticas, programas, actividades y estándares consideren los peligros que afectan, de manera desproporcionada, a los niños como resultado de los peligros ambientales contra la salud o la protección".

Incluso antes de la orden ejecutiva de 1997, los niños eran una prioridad en el programa de agua potable de la EPA. Las enmiendas de 1996 de la SDWA exigen a la EPA más protección para los niños al establecer estándares mediante la consideración de los peligros contra la población más vulnerable. Las modificaciones exigen mejor información científica, incluyendo un análisis de los efectos en la salud de la población vulnerable, al tomar las decisiones reguladoras. Para enfrentarse a estos requisitos, la EPA considera las necesidades específicas de los niños al identificar nuevos contaminantes para regular, incluye a los niños en evaluaciones de los peligros para determinar el objetivo de la salud pública y realiza investigación sobre el contacto que tienen estos con los contaminantes. Las enmiendas de 1996 también exigen a la agencia a reevaluar todos los estándares relacionados con el agua potable cada seis años y considerar la nueva información, lo que asegurará que los estándares continúen protegiendo la salud pública, incluyendo a los niños.

El costo para solucionar nuevos problemas es elevado y puede requerir mejoras en tecnología.

A medida que se establecen los nuevos estándares para aumentar la protección de la salud pública, los sistemas públicos de agua deben, algunas veces, instalar nuevos equipos, mejorar o reemplazar infraestructuras o hacer mejoras en la manera de operar los sistemas de agua. Para ayudar con el costo de estas actividades, la EPA proporciona subvenciones a los estados, los cuales, a su vez, proveen préstamos de bajo interés a los sistemas públicos de agua para ayudarles a cumplir con los nuevos estándares. También, son significativos los costos relacionados con llevar a cabo la investigación necesaria y con proteger las fuentes del agua potable.

Protección de las fuentes de del agua potable.

La EPA insiste en proteger contra la contaminación las fuentes del agua potable. Es mejor, más eficaz y económico prevenir la contaminación de los abastecimientos de agua potable que pagar por el tratamiento o limpieza de los mismos ya contaminados. Los estados están actualmente evaluando todas las fuentes de agua potable dentro de sus fronteras. Estas evaluaciones incluyen a los ríos, lagos y pozos profundos que sirven el agua potable pública y también identifican los peligros principales que amenazan la calidad del agua. Los estados también pueden utilizar millones de dólares del estado federal para tomar acción en la protección de las fuentes de agua. Para obtener más información sobre la protección de las fuentes de agua potable, vea www.epa.gov/safewater/protect.html o llame a la línea directa de EPA sobre el Agua Potable.

Una vez haya obtenido la información sobre la fuente y calidad del agua potable local que usa, podrá entonces tomar las mejores decisiones posibles sobre el agua que usted y sus hijos beben.

Información para los propietarios de pozos privados

Los abastecimientos privados de agua no están regulados por la EPA, pero algunos estados y municipios tienen estándares aplicables a estos pozos. Si tiene un pozo privado, usted es responsable por el análisis del agua para asegurar su protección. Esto es especialmente importante en áreas donde las casas y los negocios cercanos tienen sistemas sépticos. Como muchos contaminantes no tienen color u olor, el análisis es la única forma de saber si el agua del pozo se puede beber. Los estándares de la EPA para el agua potable y la información sobre la salud son dos buenas guías para informarse sobre la protección de su propia agua potable.

El agua de los pozos se debe analizar anualmente para saber si contiene nitrato y bacterias coliformes para detectar pronto los problemas de contaminación. Haga análisis más frecuentemente y para detectar más contaminantes potenciales, como el radón, plaguicidas o productos químicos industriales si se sospecha que existe un problema. Póngase en contacto con la oficina estatal de certificación de laboratorios para obtener una lista de aquellos que han sido certificados para analizar el agua potable. Además, también puede ayudar con la protección del suministro de agua dirigiendo con precaución actividades cerca de las fuentes de agua. La organización Farm*A*Syst/ Home*A*Syst, (608) 262-0024, proporciona documentos de resultados y hojas de trabajo para ayudar a los agricultores y residentes rurales a evaluar los riesgos de contaminación y crear planes de dirección que se ajusten a sus circunstancias.

La línea directa de EPA sobre el Agua Potable, (800) 426-4791, puede proporcionarle los números telefónicos de estas organizaciones. También se pueden encontrar otros recursos en la Internet:

Lo que USTED puede hacer para que el agua que sale del grifo no presente peligros para los niños de hoy. . . y del mañana.

El agua es una fuente de nutrición esencial necesaria para mantener la temperatura corporal, transportar elementos nutritivos por el cuerpo, mantener lubricadas las articulaciones, digerir los alimentos, deshacerse de los desperdicios del organismo y enfriar el cuerpo. La Asociación Médica Americana o American Medical Association, recomienda que los adultos consuman unos dos litros y medio de agua al día; los niños deben beber la mitad de esa cantidad. Aunque la mejor forma de consumir esta cantidad es bebiendo el agua sola, también cuentan los alimentos y bebidas hechas con agua (como sopas y jugos). Es importante saber cómo proteger este elemento nutritivo esencial y recurso vital.

Infórmese sobre el agua potable local que usted usa: Empiece leyendo el Informe de Confianza al Consumidor o Consumer Confidence Report, para saber si el sistema de agua cumple con todos los estándares del agua potable. Este informe se puede conseguir del suministrador de agua, el cual puede estar en línea en http://www.epa.gov/safewater/dwinfo.htm. Sepa cómo funciona el proveedor local de agua para proporcionar a su comunidad el agua potable sin presentar peligros de salud. No tenga miedo en hacer preguntas. Su proveedor de agua y la línea directa de la EPApara el Agua Potable, (800) 426-4791, están a su disposición para ayudarle.

Considere la fuente del agua: Conozca la fuente del agua potable que usted usa y participe en las actividades que se realizan para protegerla. La protección de la fuente del agua potable es una manera, de poco costo, para proporcionar un recurso vital. A continuación hay unos ejemplos de lo que usted puede hacer para ayudar a eliminar la contaminación de ríos, lagos, manantiales o acuíferos, los cuales son la fuente de su agua potable.

  • Lleve el aceite usado de motor a un centro de reciclaje. Si lo vierte en una alcantarilla o lo pone en la basura, éste puede llegar a lagos, ríos o pozos. Sólo medio litro de aceite usado de motor puede cubrir grandes distancias y causar efectos negativos en la salud humana y en el medio ambiente.

  • Deshágase de la basura de su casa de manera apropiada. Por ejemplo, las baterías contienen plomo y mercurio. Algunos productos de limpieza también contienen sustancias que contaminan el agua. Muchas comunidades tienen lugares especiales para poner estos artículos o productos.

  • No tire productos químicos en los sistemas sépticos, pozos secos, alcantarillas u otros sistemas de deshecho poco profundos que llegan a aguas subterráneas.

  • Averigüe lo que está haciendo su comunidad para proteger la fuente de su agua y participe en sus actividades. Participe también en los colegios, grupos de servicios comunitarios y otros centros para comenzar un programa de protección.

Contaminantes a los que los niños pueden ser particularmente sensibles.

Los niños son particularmente sensibles a los contaminantes que se muestran en la tabla de las páginas siguientes. La EPA establece estándares que les pueden proteger. En la mayoría de las circunstancias, estos contaminantes no presentan problemas porque no existen en la fuente del agua potable o porque durante el tratamiento son reducidos, eliminados o considerados no peligrosos. Si le preocupa el hecho de que el agua que sale del grifo de su casa pueda tener algún contaminante en particular, pregunte primero sobre la concentración del mismo a su proveedor de agua y a continuación, vea el informe anual sobre la calidad de la misma (llamado también Informe de Confianza al Consumidor o Consumer Confidence Report) o haga analizar el agua de su pozo. Los efectos en la salud que se muestran en esta tabla ocurren en los niños. La información general sobre los contaminantes y sus efectos potenciales en la salud se incluyen en www.epa.gov/safewater/mcl.html y se puede conseguir llamando a la línea directa de EPA sobre el Agua Potable, (800) 426-4791. Para ser asesorado sobre su salud personal, póngase en contacto con su médico.

Estándares de contaminantes en el agua potable Posibles fuentes del contaminante en el agua potable Otros medios de contacto con contaminantes además del agua potable para los niños Efectos potenciales en la salud de los niños al ingerir el contaminante en el agua que lo contiene en niveles por encima del estándar establecido por la EPA para el agua potable ¿Qué se debe hacer si el agua potable contiene altos niveles del contaminante?
Nitrato1  
10 partes por millón

Nitrito

1 parte por millón


Aguas contaminadas por el uso de fertilizantes, percolado de tanques sépticos y de redes de alcantarillado, erosión de depósitos naturales


Con frecuencia, los bebes contraen el síndrome del lactante cianótico cuando: ya están enfermos, consumen alimentos con gran contenido de nitratos (como espinacas, brécol y carnes curadas) y toman biberón preparado con agua con gran contenido de nitratos. El síndrome del lactante cianótico en bebés menores de seis meses puede ser mortal si no reciben atención médica inmediatamente. Síntomas: El niño tiene un color azulado y respira con dificultad.


NO hierva el agua para reducir los nitratos. Al hervir el agua se aumenta la concentración de nitrato junto con el peligro que se puede presentar. Llame al médico e infórmese de otras opciones que sustituyan el usar agua hervida en el biberón del niño.


Plomo  
Los sistemas públicos de agua deben recoger muestras del agua que sale por los grifos en un porcentaje determinado de lugares con tuberías de plomo o cobre y con plomo en las soldaduras o en las líneas de servicio. Se deben tomar medidas de tratamiento si el contenido de plomo excede 0.015 partes por millón en por lo menos el 10 por ciento de las muestras o si el de cobre excede 1.3 partes por millón en por lo menos el 10 por ciento de las muestras. Corrosión del systema2 de tuberías de la casa; erosión de depósitos naturales.


Los desconchones de pintura y el polvillo de la pintura viejos son los principales medios de contaminación por plomo a los que el niño está expuesto.


Para los bebés y niños, el exponerles continuamente a medios con gran contenido de plomo puede contribuir a problemas en su desarrollo físico y mental. Los niños pueden mostrar una ligera deficiencia de atención y de aprendizaje.


NO hierva el agua para reducir el contenido de plomo. Deje correr el agua del grifo antes de beberla o utilizarla para cocinar y use solamente la del grifo de agua fría para cocinar, beber y preparar el biberón del niño. Deje correr el agua hasta que salga fría (esta agua se puede utilizar para regar las plantas y así no desperdiciarla). Si el contenido de plomo en su agua es elevado, hable con su médico sobre otras opciones que sustituyan el hervir agua para preparar el biberón del niño.
Cobre  
Vea el estándar para el plomo que se ha expuesto anteriormente.


Corrosión del sistema de tuberías de la casa, erosión de depósitos naturales, filtración de preservativos para la madera.


Es posible que los niños estén expuestos al cobre al ingerir los alimentos, pero por lo general el contenido no es lo suficientemente elevado como para presentar un peligro a su salud. Si se guardan los alimentos en un envase de cobre, es posible que al ingerirlos pueda producir nausea o vómitos. El contenido elevado de cobre en el agua potable puede producir nausea o vómito en los niños.


El mismo procedimiento que con el plomo, como se ha expuesto anteriormente.


Contaminantes microbiológicos3  
Las normas varían según el contaminante. Para obtener más información, vea www.epa.gov/ safewater/mcl.html o llame a la línea directa de EPA sobre el Agua Potable (800) 426-4791.


Materias fecales de los humanos y animales (por ej.: en recintos de ganado); escapes de sistemas sépticos y pozos muros.


Alimentos, cambio de pañales, contacto entre personas.


El contacto puede causar problemas gastrointestinales. Aquellos con el sistema inmunológico debilitado son los más vulnerables. La diarrea y el vómito pueden producir la deshidratación más rápidamente en el niño que en el adulto. Sin embargo, estos síntomas son temporeros en la mayoría de los niños saludables. Contacte a su médico y asegúrese de que los niños beban suficiente agua (de una fuente protegida) para prevenir la deshidratación. Hierva el agua durante un minuto antes de utilizarla. También, puede comprar agua embotellada, destilada o sometida a osmosis inversa.


Desinfectantes y subproductos de desinfección (DBP, por sus siglas en inglés)4  
Ttrihalometanos totales: 0.10 partes por millón. En el año 2002 se impondrán unos estándares más estrictos. Véase la nota al calce.


Aunque los desinfectantes son eficaces controlando muchos microorganismos, también estos reaccionan con materia en el agua para formar los subproductos de desinfección. Lo más probable es que el agua de pozos privados sin clorinar no contenga subproductos de desinfección.


Se desconoce.


Varía según el subproducto de desinfección. Es posible que algunos estudios epidemiológicos indiquen que existe una conexión entre ciertos subproductos de desinfección y un ligero aumento en los peligros relacionados con los efectos en la reproducción y en el desarrollo.

Para la nueva regulación que se implementará en el año 2002, la EPA ha evaluado los efectos en la salud ambiental o en la seguridad de subproductos de desinfección con relación a los niños y ha concluido que los objetivos de la salud pública están protegidos.

Es importante beber mucha agua durante el embarazo. Si se le notifica sobre la violación de algún estándar, siga las instrucciones indicadas por el sistema público de agua. Para obtener información sobre su salud personal, consulte con su médico sobre el uso de agua embotellada.




Notas

1. El estándar con relación a los nitratos y nitritos está basado en la medida anual de 1 a 4 muestras. Los requisitos son diferentes según los sistemas.

2. Plomo: Es posible que los niveles de contenido de plomo en su casa sean más altos que en otras del vecindario debido a los materiales que se utilizaron para las tuberías. Si tiene alguna preocupación sobre el contenido de plomo en el agua de su hogar, haga que la analicen. Para localizar un laboratorio certificado por el estado, vea http://www.epa.gov/safewater/faq/sco.html o llame a la línea directa de EPA sobre el Agua Potable (800) 426-4791.

3. Contaminantes microbilógicos: En 1998, la EPA estableció la Regla de Tratamiento de Agua Superficial Mejorada o Interim Enhanced Surface Water Treatment Rule, la cual impone más control en los contaminantes microbiológicos, incluyendo el patógeno Cryptosporidium. Para el año 2002, los sistemas públicos que utilicen agua superficial (o subterránea bajo la influencia directa de agua superficial) y que sirvan a más de 10,000 personas deben cumplir con dicha regla. Los estados deben adoptar los nuevos estándares para el año 2001. La EPA está realizando una investigación en varias áreas incluyendo: (a) reunir información sobre casos de contaminantes microbilógicos en más de 500 servicios de distribución de toda la nación, (b) reunir información sobre la incidencia de patógenos en el agua y la eficacia de las técnicas para eliminarlos y así entender la exposición potencial de adultos y niños y (c) una serie de estudios sobre la incidencia de diarrea en adultos y niños y su posible relación con el agua potable. Los resultados de esta investigación se utilizarán para determinar las prioridades del programa de agua potable, incluyendo: guía, estándares futuros y nueva evaluación de los estándares ya existentes.

4. Desinfectantes y subproductos de desinfección: En 1998, la EPA estableció la Regla de la Primera Etapa de Desinfectantes y Subproductos de Desinfección o Stage 1 Disinfectants and Disinfection Byproducts Rule, la cual impone más protección contra los subproductos de desinfección. En el año 2002, los nuevos estándares, todos en partes por millón, serán exigibles: Residuos de desinfectantes. Cloro - 4.0; cloramina - 4.0; dióxido de cloro - 0.8. Subproductos de desinfección: trihalometanos totales - 0.080; ácidos haloacéticos - 0.060; clorito - 1.0; bromato - 0.010. La EPA está investigando en varias áreas incluyendo: (a) el reunir información de casos sobre el nivel del contenido de subproductos de desinfección en más de 500 servicios de distribuición en toda la nación, (b) examinar los factores que contribuyen a la formación de los subproductos de desinfección, (c) la evaluación de la eficacia de la tecnología de tratamiento para eliminar materias del agua que reaccionan con cloro para formar subproductos de desinfección y (d) el llevar a cabo una investiación sobre los efectos en la salud para entender mejor los peligros de salud al entrar en contacto con estos productos. Debido al periodo de tiempo requerido para llevar a cabo estudios a gran escala sobre epidemiología, los resultados de algunas investigaciones nuevas no se finalizarán hasta después de la fecha establecida según la ley para la Regla de la Segunda Etapa de Desinfectantes y Subproductos de Desinfección o Stage 2 Disinfectants and Disinfection Byproducts Rule. Sin embargo, varios de estos importantes estudios que evalúan el peligro potencial para las mujeres embarazadas se finalizarán a tiempo para crear las reglas.

Para obtener más información

Protección del agua potable, fuentes y prevención de la contaminación

  • Línea directa de la EPA sobre el Agua Potable (800) 426-4791

  • Sitio en la Web de la EPA sobre el agua potable: www.epa.gov/safewater/

Otros problemas del medio ambiente que afectan a los niños, como el asma, exponerse al sol y medidas de seguridad en el hogar.

  • Sitio en la Web de la oficina de EPA para la protección de la salud de los niños: www.epa.gov/children/

  • Línea directa de la EPA para la salud ambiental de los niños: (877) 590-KIDS


Jump to main content.